DonaRojo1          HazteSocioRojo1              Portal de Voluntarios Sanitarios
Dona def           PortadaHazteSocio             Portal de Voluntarios Sanitarios

2020/06 LOS EFECTOS SECUNDARIOS DEL COVID-19 EN ÁFRICA

Mientras Europa ha vivido principalmente una crisis sanitaria con fuertes medidas destinadas a contener la propagación del virus,  la mayor parte de África está viviendo una crisis económica sin que la enfermedad misma esté teniendo tanta repercusión. Las características de la población africana (solo el 6% es mayor de 65 años), la experiencia acumulada frente a otras epidemias y el haber dispuesto de más tiempo  para prepararse por ser el último continente al que llegó el Covid-19, están ayudando a que el número de casos no se haya disparado hasta el momento. Sin embargo, los efectos secundarios de la pandemia son sin duda importantes.

Etiopía

Dado el aumento de casos positivos, el 8 de abril el Primer Ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, declaró el Estado de Emergencia con una duración de cinco meses. En Etiopía es muy difícil imponer el confinamiento a una población que, como explica el embajador español Montesino, tiene que salir a diario de casa para asegurar su supervivencia, para intentar ganar el sustento que les mantenga vivos un día más. También es difícil aplicar medidas de higiene: en la capital, Addis Abeba, el 50% de la población no tiene agua en su domicilio, no puede lavarse las manos. 

Hasta la fecha, Etiopía registraba 1.063 pacientes y ocho fallecidos de Covid-19 según el Ministerio de Salud. Es un número bastante bajo, pero la preocupación por el impacto de la enfermedad está aumentando mucho debido a su comportamiento en estas últimas semanas: Etiopía ha registrado recientemente la mayor cifra de contagios por Covid-19 en un día.

Concretamente en Meki no hay todavía ningún caso confirmado pero sí hay uno en Zway, a 30km y en otras poblaciones cercanas. Además, la paralización de los programas de vacunación por culpa del confinamiento ha hecho que rebroten enfermedades olvidadas como la polio y se espera según los expertos la llegada de otras como el sarampión o el cólera.


Tras aislar la Clínica, establecer estrictas medidas de higiene en todo el recinto y cerrar tanto la Casa-Hogar y como la guardería, ahora nuestro trabajo allí está centrado en cuidar de nuestros niños del Home y en apoyar a las familias más desfavorecidas de Meki con repartos de comida. Y es que el hambre es una de las principales secuelas del confinamiento secundario a la pandemia y de la plaga de langosta que ya ha asolado la cosecha actual: 9 millones de personas están en riesgo de hambruna.

                  mekirepartocomida         mekireparto

 

Kenia, Lamu

El Gobierno keniano decretó el 25 de marzo el cierre de fronteras, el toque de queda de siete de la tarde  a cinco de la mañana en todo el territorio nacional, el cierre de bares y restaurantes, la limitación de un máximo de personas en el transporte público y el cierre de colegios y universidades, además de impedir el tráfico de personas desde las ciudades que reportaban casos en ese momento. Todo esto se traduce en una caída del turismo, que es la segunda fuente de ingresos del país; el cierre de pequeños negocios que son el única medio de subsistencia para la mayoría de familias; la pérdida masiva de empleos; el encarecimiento del transporte y los alimentos básicos; y el hacinamiento de varios miembros de la familia en pocos metros cuadrados sin luz ni agua corriente.

Aunque, afortunadamente, en Lamu a día de hoy no se haya diagnosticado ningún caso positivo de Covid-19, su población ya está viviendo las consecuencias de esta gran crisis mundial. La mayor parte de la población subsiste diariamente con trabajos ocasionales y precarios, por lo que si no consiguen trabajar ese día, no pueden proporcionar alimento  a sus familias. Por todo ello, se está notando un incremento de la malnutrición infantil y de las enfermedades que suele conllevar. Los niños y niñas están en una situación  más vulnerable y crece el riesgo de que sufran abandono porque sus familiares que no pueden hacerse cargo de ellos.

cursoproteccionCovid 19                                                                         Curso de protección frente a la Covid-19 en nuestro Hospital Pediátrico 

En Turkana 

Las escuelitas de Turkana cerraron a mediados de marzo por orden gubernamental y los 2.300 niños que acudían a ellas ya no pueden ni asistir a clase ni recibir alimentación o atención sanitaria. Al cerrar las escuelas, algunos de estos niños han vuelto al pastoreo.

A partir del 20 de mayo, la Clínica Móvil ha podido volver a su trabajo, atendiendo las llamadas que recibe de los enfermos.

Actualmente, hay más de 2.000 casos positivos de Covid-19 en Kenia de los cuales dos en Turkana. El Estado de Emergencia impide que se reúnan más de diez personas, por lo que tampoco ha sido posible de momento congregar a las familias de los menores que acuden a nuestros centros para entregarles alimentos con el fin de paliar el aumento de la malnutrición infantil, especialmente elevada en esa zona.

En el último cribado de los niños que asisten a las escuelitas se han detectado 500 casos de malnutrición, cuando durante el 2019 había unos 400 casos. Sin embrago, algunos niños no registrados en nuestros centros (algunos de la Escuela Primaria, que permanece cerrada) han acudido a nuestras escuelitas en busca de alimento. Vamos a intentar darles una comida al día -esperamos el permiso de la policía-.

 

 

Dirección

Calle Camino Sur, 50
28109 Alcobendas - Madrid
Teléfono: 91 650 1973 (mañanas)
 
Fundación Lealtad

Dirección

Calle Camino Sur, 50
28109 Alcobendas - Madrid
Teléfono: 91 650 1973 (mañanas)
 
Fundación Lealtad
 
facebook  Twitter   You Tube  You Tube

Utilizamos cookies propias para evaluar el uso que se hace de la Web y la actividad general de la misma. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuracion y obtener mas informacion haciendo clic AQUI.