HazUnaDonacion    HazteSocio 

(16/04/2014) Más noticias de la Campaña de Cirugía después de una semana

CdtoCampaniaLamu2014

Algunos voluntarios de la Fundación Pablo Horstmann nos hemos vuelto ya a España, pero mientras el equipo de cirujanos y ginecólogos siguen en Lamu operando, y seguirán hasta finales de esta semana. El Dr Eduardo Lobo cuenta hoy que todo transcurre sin incidencias y que ellos están en plena forma, satisfechos de ir solucionando un paciente tras otro.

 

 

img1img2Aprovecho para contaros noticias del Hospital Pediátrico Pablo Horstmann, donde hoy las pediatras han tenido que afrontar una situación especial: diez niños han aparecido en el hospital con sarampión y les han tenido que ingresar en una sala de aislamiento improvisada, en la sala que se utiliza habitualmente para fisioterapia. Y han tenido que vacunar de inmediato a todos los niños del orfanato de Anidan, ¡¡así que no han parado!!
¿Os acordáis de Mayu, con su malnutrición severa? De momento evoluciona bien, y gracias a Dios el resto de ingresados también. Y ya hemos mandado el historial clínico completo de Allan, el niño con cardiopatía, al jefe de Servicio de Cirugía Cardiaca del Kenyatta National Hospital en Nairobi. Aprovechando una campaña de cirugía cardiaca infantil que realizará un equipo estadounidense en junio, esperamos que le puedan operar. Si no tendrá que esperar a nuestro propia campaña de cirugía cardiaca, probablemente en noviembre. 

img3  img4Os quería comentar que durante nuestra estancia tuvimos alguna especial alegría, como encontrarnos de nuevo con Javo, una niña que hace cuatro años estaba muy enferma del corazón, vivía en una isla bastante aislada del norte del archipiélago y pertenecía a una familia muy pobre. La llevamos a España para que fuera operada en el Hospital Ramón y Cajal, dado que en Kenia no podían realizar ese tipo de operaciones complejas y la fundación aún no organizaba campañas de cirugía cardiaca. Javo se recuperó, pasó a ser una niña del orfanato de Anidan para poderse controlar adecuadamente, y ahora es ya una jovencita guapísima y despierta que durante toda la campaña ha sido nuestra colaboradora local. Estar en el orfanato de Anidan le permitió estudiar en un buen colegio, y ahora su sueño es estudiar en la universidad de Mombassa para convertirse en la nutricionista del hospital pediátrico.

img5 img6

Para cada uno de nuestros pacientes nosotros somos su única alternativa, por lo que intentamos dar respuesta a todas las necesidades vitales de nuestros pequeños. Hoy nos han pedido que ayudemos a Esha Hassan, una niña con hidrocefalia que requiere una neurocirugía urgente. El neurocirujano de Mombassa está ya avisado, tan sólo falta financiar el extra de gasto que éste caso implica ( 500€)...

Aprovecho para daros las gracias a todos, porque con vuestras donaciones hemos cubierto ya el 80% de los gastos de la campaña, lo que nos permite soñar con seguir organizando campañas.

Feliz Semana Santa, un abrazo a todos,

Ana Sendagorta

(13/04/2014) La primera semana de trabajo ha concluido con más de 400 pacientes atendidos en consultas y más de 75 cirugías realizadas… todo según estaba previsto. Un ingente trabajo que sólo ha sido posible al eficiente equipo quirúrgico, al buen trabajo de selección de pacientes en el preoperatorio realizado por el equipo keniano y los pediatras del hospital pediátrico y a nuestra estrecha colaboración mutua.

Celebracion                    AlQuirofano       SiSeOpera
Ginecólogos celebrando el final de una cirugía   Cirujano general pasando a una paciente a quirófano   Madre agradecida porque a su hijo sí le van a operar…¡llegó a tiempo!

Aún llegan pacientes nuevos buscando la posibilidad de una cirugía, pero el de quirófano está ya programado y completo hasta el último día de la campaña, así que tan sólo tendrán posibilidades los pacientes que realmente tengan una patología urgente. El resto tendrá que esperar a la campaña del próximo año.           

Queda toda una semana de trabajo, y los cirujanos ya están listos para recomenzar tras descansar el domingo.

Clara Pardo, secretaria de la Fundación y patrona desde su inicio, ha participado como voluntaria en esta campaña y os cuenta sus impresiones del Hospital Pediátrico Pablo Horstmann de Anidan:

"Por fin he tenido la suerte de poder conocer el Hospital Pediátrico Pablo Horstmann de Anidan. Como miembro de la Fundación, he vivido desde el principio este hospital, ha sido nuestro proyecto principal desde que en el año 2007 se constituyó la FPH. He ido viviendo cómo empezó la construcción del primer edificio, cómo se fue seleccionando el personal, los acuerdos con las autoridades locales, los primeros pacientes, los primeros éxitos, … ¡ y todas las demás ampliaciones que hemos conseguido ir haciendo y financiando !, con mucho esfuerzo a lo largo de estos años. Todas las noticias del número de pacientes atendidos, niños vacunados, reducción de enfermedades,...

Pero eso no son más que números, unos números maravillosos , eso sí, porque están contribuyendo de una manera muy significativa a mejorar la salud de los niños de Lamu y de la zona . Pero hay mucho más.

Además de todo eso, lo importante es ver las caras de los niños que están en el porche esperando a ser atendidos, la sonrisa de las madres por esa atención y dedicación de mucha gente especializada, desde la recepción donde archivan todos las historias clínicas perfectamente ordenadas que han permitido que se trate de una atención "cuasi occidental" en cuanto a cuadros de vacunaciones, seguimientos, tratamientos, pruebas que incluyen radiografías, análisis de sangre,... cuando es necesario. Y luego los ingresos de niños por cuadros más graves y urgentes, desde problemas respiratorios, que con el adecuado tratamiento se recuperan más rápido, hasta casos mucho más complicados, como Alan, un niño de año y medio con una cardiopatía, que no parece tener más de dos meses, y que se esfuerzan en sacar adelante por ahora para mejorar la malnutrición en que se encuentra, hasta que sea posible someterle a una operación de su débil corazón; o la niña con espina bífida, Salome, guapísima, que además tiene en su talón tal infección no tratada durante tanto tiempo por no tener medios para comprar la medicación adecuada que parece que acabaría con una gangrena, pero que gracias al esfuerzo y lucha permanente de los médicos parece que mejora poco a poco - ¡¡¡en cualquier caso, la niña al menos ha empezado a sonreír, desde el primer día que la vimos!!!

El hospital proporciona una esperanza a todos aquellos que si no existiera, no podrían ver a sus hijos atendidos. O a aquellos que fueron atendidos en otros sitios, pero que luego no tenían medios para adquirir la medicación necesaria para curarse, y que en nuestro hospital reciben de manera gratuita

Realmente, es impresionante verlo, por la profesionalidad de la atención que proporciona, por lo que ha sido posible poner en marcha en tan poco tiempo (sólo 6 años!!!) y por lo que ha significado en las vidas de tantas familias que han visto cómo es posible que sus hijos estén sanos y atendidos, aún a pesar de no tener los medios para ello, ya que el hospital atiende a todos.

Pasear por Lamu con una camiseta de voluntario de la fundación Pablo Horstmann provoca que mucha gente te dé las gracias por el hospital, por estar aquí ayudando a su gente, es impresionante!!

Todo un orgullo que se siente por tener la suerte de ser voluntario !!!”

 

CampaniaLamu2014 10
Cirujanos generales pasando consulta en el hospital pediátrico para seleccionar a los niños que iban a operar.

Feliz Semana Santa, un abrazo a todos,

 Ana Sendagorta

(10/04/2014) La campaña quirúrgica ha alcanzado su velocidad de crucero... Los cirujanos siguen operando sin pausa, pese a dificultades previstas e imprevistas. Previsto estaba que el aire acondicionado aún no estuviera reparado ( tiene que venir un técnico desde Malindi, a una una hora de vuelo o cinco horas de bus ), por lo que a pesar de haber convertido el quirófano en una plantación de modestos y destartalados ventiladores, los cirujanos siguen operando empapados en sudor.

cuartodia 6cuartodia 5 Imprevisto ha sido que el respirador, imprescindible para las cirugías con anestesia general, se estropeara. En estas situaciones es cuando se percata uno de todo el esfuerzo monumental que hay que hacer aquí en el día a día para poder trabajar, y cómo todos se vuelcan en ayudar de la mejor manera posible. El Superintendente del Hospital llama al único técnico de mantenimiento de equipos médicos, que está en la isla de Pate, a dos horas de barco, y se pone en camino. Nosotros mandamos traer un respirador pediátrico del Hospital Pediátrico Pablo Horstmann de Anidan, para que por lo menos los niños puedan continuar. Además localizamos al único médico de Lamu que tiene una pequeña clínica privada que cuenta con un antiguo respirador, un amigo al que en su día ayudamos y que no duda ni un minuto en dejarnos prestado su aparato para que lo usemos. Entre cuatro arrastran el pesado equipo en carretilla atravesando el pueblo. 

Y mientras los cirujanos continúan…¡hoy han operado a 18!

Los voluntarios hemos aprovechado para ir a Kashmir, un barrio muy próximo al Hospital de Distrito, donde un clinical officer y una enfermera de nuestro equipo del hospital pediátrico van a dar una charla de educación para la salud. Cruzamos la barriada, paupérrima, y llegamos a la plaza, donde se han concentrado unas cuarenta mujeres con muchísimos niños pequeños. Durante dos horas los sanitarios les instruyen en temas de higiene, nutrición y prevención básica con métodos muy sencillos y didácticos, con posters pintados a mano y premios ( jabones, pasta y cepillos de dientes…) para los que participaban activamente.

cuartodia 3 curtodia 4Llama la atención la falta absoluta de higiene en los niños, que tienen casi todos problemas dermatológicos. Niños chupando cristales delante de sus madres. Heridas cronificadas infectadas a las que nadie parece prestar atención. Los sanitarios nos explican que no se puede dar por supuesto que sepan cómo alimentar a sus hijos o cómo prevenir infecciones, por lo que estas charlas son para ellos básicas.

Hoy hemos vivido alguna tristeza, como encontrarnos a Mayu, huérfano de 7 años y 11 kg ingresado en el hospital pediátrico, para el que quizás el tratamiento esté llegando demasiado tarde. Aunque guardamos en la memoria toda una colección de pequeños milagros ocurridos en el hospital y confiamos que la recuperación de Mayu incremente la lista.

cuartodia

Alguna alegría extraordinaria, como encontrarnos a Hussein, un niño operado hace un año en Madrid de un aneurisma cerebral mortal y que llegó con una severa afectación neurológica, correr echando una carrera a un voluntario y casi ganarla. Es un alumno destacado en su colegio y nos regala una sonrisa increíble cuando le abrazamos al verle “tan normal”, un chaval cualquiera lleno de vida y feliz.

Dificultades, esperanza, tristeza, tesón y voluntad de servicio, alegría, … sobre todo alegría de estar acompañando a tantos en su sufrimiento y ayudando a muchos a mejorar su vida.

Gracias por apoyarles, gracias en su nombre. Un abrazo,

Ana Sendagorta

(10/04/2014) ¡TERCER DÍA DE CAMPAÑA! ¡SIN DESCANSO!

la foto 1Hoy, tercer día de campaña, los cirujanos siguen entregados a sus cirugías sin darse un minuto de descanso…. ¿cómo poder explicaros tanta entrega, tanta esperanza, tanto agradecimiento?  Una docena de imágenes de los pacientes operados me vienen ahora a la memoria al intentar explicároslo. Por ejemplo, la de la mujer que padecía un quiste de ovario de tamaño de un melón, y que llevaba tiempo con problemas circulatorios en las piernas y con el útero caído por la compresión, ¡ qué alegría verla con el vientre plano!

O por ejemplo la de una paciente operada en la última campaña de miomas uterinos y que venía superagradecida a contar a los ginecólogos que gracias a ellos ahora estaba embarazada. Los cirujanos han operado hoy a ocho niños, por ejemplo uno con seis deditos en cada mano que se reía feliz al verse sólo con cinco… ¡¡Ya son 32 los pacientes operados!! Ya son muchas alegrías regaladas.

Pero a mí hoy me gustaría hablaros del Hospital Pediátrico Pablo Horstmann de Anidan, donde permanentemente se ofrece asistencia gratuita a los niños de todo el distrito. La sala de ingreso me produce una vez más sensaciones diversas, una mezcla de dolor por el sufrimiento innecesario de tantas enfermedades que llegan en estado mucho más evolucionado y grave que en nuestra querida España y de alivio por pensar que al menos ahora tienen dónde acudir, dónde recibir una respuesta y algo de esperanza.

Algunas imágenes son ya imborrables para mí: la de Ali, niño con una enfermedad crónica tan evolucionada que para su control ha requerido ¡irse a vivir al hospital!. Ali se ha convertido en el favorito de nuestro equipo sanitario, y gracias a su continuo control está disfrutando actualmente de una estupenda temporada casi sin complicaciones. 

Otra imágen del día aha sido ver a Salomon, que padece una infección muy severa en el talón que amenazaba con requerir amputación y estaba muy postrada ayer, recibirnos hoy con una preciosa sonrisa y una mejoría considerable.

Siete niños ingresados, siete vidas luchando por salir adelante, siete madres que se sienten acompañadas y confiadas en el buen hacer de nuestros médicos.

AliSalomela foto

AhmedY al final de la tarde, al salir, nos encontramos con Ahmed, ese niño que hace años llegó a Madrid para operarse del corazón cuando ya llevaba dos años sin poder andar por si mismo debido a su tremenda cardiopatía, no podía ir al colegio y estaba ya relegado a una vida de dependencia total. Llegó a Madrid en brazos de Ahmed, su padre, y los cirujanos españoles, tras realizarle la ecocardiografía, dijeron que no sabían cómo podía vivir con lesiones tan evolucionadas. Estuvo a punto de morir.

Hoy Ahmed estaba guapísimo, feliz, orgulloso de presentarse de vuelta con toda su familia a saludarnos. Va al cole, hace vida normal. Mwatela, su padre, nos dejó a todos entonces un recuerdo de padre ejemplar y de enorme confianza en Dios, y hoy he pensado que aunque sólo sea por ellos, ya merece la pena todo el esfuerzo de todos.


Un abrazo a todos los que hacéis posible que se produzcan estas historias de esperanza en Lamu.

Ana Sendagorta

(08/04/2014) ¡HOY HAN EMPEZADO LAS CIRUGÍAS!

Hemos dispuesto el quirófano de modo que se puedan hacer dos intervenciones simultáneas: una los cirujanos generales y otra los ginecólogos. Hay además una sala de curas también adaptada para llevar a cabo cirugías menores. Justo antes de empezar, el hospital se queda sin agua corriente. Al cabo de un rato, vuelve y se ponen en marcha. En los quirófanos no funciona el aire acondicionado, hace muchísimo calor, y los médicos, con sus pijamas y las batas estériles, trabajan empapados en sudor… pero se entregan completamente con cada paciente sin descansar apenas para beber un sorbo de agua.

la foto 5la foto 4La primera operación ha sido la cesárea de una mujer joven, ya madre de una niña. En Mombassa le habían diagnosticado de un quiste ovárico, pero los ginecólogos del equipo al hacer la ecografía descubren que el bebe que esperaba había fallecido hace un mes. Antes de empezar, las voluntarias de la fundación piensan que esa operación les va a impresionar y entristecer. Sin embargo, cuando los médicos empiezan su trabajo y avanzan con precisión y seguridad, tanto ellas como la paciente, que canta durante toda la cirugía, están tranquilas. El feto que extraen presenta malformaciones graves. La madre, que hubiese muerto sin la cesárea, pregunta si podrá quedarse embarazada de nuevo. Los médicos dicen que sí mientras continúan su trabajo. Ella sonríe agradecida y se queda adormilada con una sonrisa en la boca. Por la tarde, cuando los ginecólogos pasan a visitarla, esta emocionada y no para de darles las gracias. En España, una cirugía de este tipo es triste. Aquí, a pesar del embarazo fallido, que la vida continúe es una noticia estupenda, ¡porque no se puede dar por segura!


Mientras tanto, en el otro quirófano han empezado con una chica joven, guapa, que ha sufrido quemaduras graves, sobre todo en las manos. No puede separar los dedos y eso le resta funcionalidad y resulta además muy poco estético. En poco tiempo, los cirujanos se los separan y le piden que los mueva y los extienda. ¡Como me gustaría que vieseis su cara! Ha salido feliz, ¡feliz de verdad!

Una mujer tenía un absceso enorme en el cuello… de esos que pueden acabar con facilidad en una infección generalizada y acabar en horas con la vida del paciente. De esos que nos hacen pensar en qué hubiera ocurrido a esa mujer de no haber hecho la campaña precisamente en estas semanas.

Ha sido un día emocionante. Un cambio en la vida de muchos enfermos. Un cambio también en los voluntarios de la fundación que hemos visto el trabajo de los cirujanos.

diados1diados7

Todos llevamos a Irene en el corazón cada vez que pasa un paciente a quirófano.

Todos os representamos también a cada uno de vosotros que nos apoyáis cuando recibimos tanto agradecimiento de los pacientes y sus familiares.

Llevadlos vosotros también en vuestro corazón. ¡¡¡Seguimos contando con vosotrooooos!!!

Ana Sendagorta


(07/04/2014) ¡¡EL SÁBADO LLEGÓ A LAMU EL EQUIPO QUIRÚRGICO ESPAÑOL!!

La población ya esta informada y les saludan y reciben con una gran alegría. Esta es probablemente la única oportunidad que tienen los pacientes, niños y adultos, de que les opere un médico. En el pueblo se ha corrido la voz de la campaña, y la lista de espera ya supera los 150.

PastedGraphic-3PastedGraphic-4El equipo liderado por el Dr Lobo y formado por tres cirujanos generales, tres ginecólogos, una anestesista y dos enfermeras se dirige en seguida al Hospital del Distrito de Lamu para desembalar todo el material (instrumental, medicación, fungibles de cirugía) traído desde España o encargado en el Hospital Pediátrico Pablo Horstmann de Lamu: ¡unos 400 kg! Hay que inventariarlo y guardarlo ordenadamente en el almacén, revisar el funcionamiento de los aparatos, del quirófano y de todo el equipamiento del hospital. Los médicos, las enfermeras y los voluntarios están deseando comenzar.

Antes de que empiece la campaña, surge un imprevisto. Hace tres días llegó al Hospital Pediátrico Pablo Horstmann un bebé de dos meses con una dificultad respiratoria muy grave. Fue diagnosticado de un neumotorax a tensión, potencialmente mortal. Gracias a la pericia de las pediatras que atienden actualmente las consultas del hospital pediátrico, logran colocarle un tubo de drenaje y permitir que el niño sobreviva con respiración asistida, pero su situación empeora. Consultan a los cirujanos que acaban de llegar y, a pesar de lo improbable que resultaría operarle con éxito, deciden hacerlo, ya que el pequeño no tiene ninguna otra esperanza. Tienen que preparar el quirófano: el del hospital en principio es un quirófano para cirugías menores, pero rápidamente lo acondicionan para abordar una cirugía torácica, ya que el niño no aguantaría el traslado a otro centro. Nunca antes se ha realizado una cirugía torácica en Lamu. El bebe presenta también daños neurológicos y, finalmente, fallece. Los médicos hablan con la familia que lo acepta con serenidad y les agradece el esfuerzo que han hecho. Los cirujanos se acuestan cerca de las dos de la madrugada, tras nueve horas de entrega absoluta a este pequeño paciente. Tristes, pero sabiendo que han hecho todo lo humanamente posible y que para la familia sin duda es un enorme consuelo haberlo intentado.

desconocido1desconocidoPastedGraphic-2Hoy por la mañana desde primera hora han ido visitando a los enfermos ya seleccionados previamente por el Health Officer del Hospital de Distrito y los pediatras del Hospital Pablo Horstmann. Han acudido muchísimos, unos 210, tantos que en el Hospital del Distrito los guardias de seguridad tienen que colaborar para que los pacientes entren con orden. Durante un rato, ha sido necesario cerrar las puertas. Mañana empiezan las cirugías, ya con los resultados de las pruebas analíticas y médicas que han pedido a cada paciente.

Necesitamos vuestro apoyo… ¡¡ Si vierais las caras de estos niños, los ojos de sus madres !! ¡¡ Si vierais trabajar unido a todo el equipo español!! Son extraordinarios.

Es muy difícil, casi imposible, que estas personas, algunas venidas desde lejos, de cinco horas de autobús y barco, tengan otra oportunidad como esta.

Ana Sendagorta

 

Dirección

Camino del Sur, 50
28109 Alcobendas - Madrid
Teléfono: 91 650 1973 (sólo mañanas)

info@fundacionpablo.org

Menú rápido

                       

Utilizamos cookies propias para evaluar el uso que se hace de la Web y la actividad general de la misma. Si usted continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuracion y obtener mas informacion haciendo clic AQUI.